pantallas y la memoria

Leer en pantallas cambia tu cerebro

Los amantes de los libros nunca han tenido tantas opciones, no solo en términos de libros y contenido, sino también en términos de formatos. Hoy en día todos los libros, periódicos y revistas están disponibles a un precio asequible y que se pueden ver a través de las tablets, lectores electrónicos e incluso teléfonos inteligentes.

¿Qué queremos decir con lectura electrónica?

Según un estudio del Instituto Pew, la mitad de la población de los EE. UU. tiene un lector electrónico o una tablet.

Entre 2011 y 2013, la proporción de la población que lee un libro electrónico pasó del 17% al 28%. En el Reino Unido, uno de cuatro libros comprados en 2013 han sido en formato electrónico, sin embargo, uno se pregunta si su lectura es equivalente en estos formatos diferentes.

Según la Neurocientífica Susan Greenfield, este aumento de la cultura de la pantalla, como ella lo llama, tiene importantes implicaciones para nuestro cerebro. El Financial Times ofrece una breve descripción del conocimiento científico en esta área:

Los lectores electrónicos promueven la «lectura en profundidad» (es decir, la inmersión en el texto), pero menos el «aprendizaje activo» (el aprendizaje del texto mediante la adición de notas y referencias en el margen).

Esto se relaciona principalmente con el diseño de estos dispositivos, por ejemplo un Kindle está optimizado para leer y no para otras acciones posibles con un libro de papel.

Según un equipo de investigadores de Harvard, la lectura en «e Reader» es interesante para las personas con dislexia, ya que la presentación les permite concentrarse más fácilmente, mientras que pueden distraerse por la presencia del contenido de La otra página con un libro clásico.

Las personas leen más lentamente en la pantalla que en el papel, esto implica una mejor comprensión del texto, pero también puede impedir la repetición de pasajes. Sin embargo, esto es crucial para la «meta-comprensión», la habilidad del lector para reconocer si ha asimilado el pasaje que acaba de leer.

Según un estudio taiwanés, leer de manera lineal como los libros de papel, proporciona una mejor comprensión literal para las personas de mediana edad, mientras que los textos digitales con hipervínculos fomentan la comprensión «inferencial», es decir, que aportan elementos adicionales que enriquecen la comprensión.

En otras palabras, los textos lineales que existen en papel favorecen la lectura profunda, mientras que la presencia de enlaces de hipertexto es beneficiosa para el» aprendizaje activo”.

Algunos estudios apuntan a una menor comprensión de la lectura en las pantallas, pero esto puede deberse a la distracción que sufren los sujetos de estos estudios debido a su falta de familiaridad con los dispositivos utilizados.

Según la investigadora Simone Benedetto, la preferencia todavía actual de muchos lectores por el formato en papel tiene una causa esencialmente cultural. La mayoría de la población ha sido entrenada desde su primera infancia para aprender textos en papel.

memoria

La luz de la pantalla puede ser dañina para los ojos y afectar la calidad del sueño interrumpiendo nuestro ritmo circadiano, pero las innovaciones recientes en la iluminación de la pantalla, como la que incorpora el nuevo Kindle Paperwhite, podrían marcar la diferencia y mejores soluciones.

Según un estudio realizado por el National Literacy Trust el año pasado, los niños parecen leer más cuando tienen un lector electrónico, que cuando reciben libros impresos.

Las dos razones principales son que el lector electrónico es un dispositivo más portátil que un libro y que se puede llevar más fácilmente y leerlo en cualquier momento (en una parada de autobús, en un salón de clases).

Los libros de papel revelan la personalidad de quienes los leen

Un lector no permite que el entorno inmediato del lector vea lo que está leyendo, lo que significa que los lectores pueden leer todos los textos que despiertan su curiosidad, sin que esto sea un problema para ellos.

En general no hay evidencia científica de que leer en una pantalla sea mejor o peor que en un papel.

A pesar de algunas diferencias sutiles, parece que el formato elegido es mucho menos decisivo para nuestra comprensión del texto qué otros factores, como el estilo de lectura, la motivación, la cultura y por supuesto, el contenido del texto.

¿Cambiarán las pantallas nuestros cerebros?

Durante más de quinientos años hemos desarrollado habilidades cognitivas adaptadas a la escritura en papel.

Ahora, el texto prolifera hoy en todo tipo de medios electrónicos, libros electrónicos, teléfonos inteligentes, ordenadores, lo que lleva a una revolución en nuestra relación con la lectura. Y una modificación de nuestra corteza.

Pero al destronar el papel y que una vez fue el único maestro del reino escrito, las pantallas cambian la forma de leer tan profundamente, porque la lectura de un documento electrónico es muy diferente de la de un documento en papel.

Todo el mundo lo siente, ya sea al navegar por las páginas de una revista online, mezclar artículos cortos, vídeos, clips de audio y comentarios breves, tiene poco que ver con la inmersión prolongada en un thriller cautivador.

1 comentario en “Leer en pantallas cambia tu cerebro

  1. Me

    Esta investigacion sugiere que el acto de leer ciertas palabras produce los efectos sensoriales asociados a esas palabras : al leer cafe o ajo , nuestro cerebro recuerda inconscientemente el sabor y el olor (ya sea que nos produzca placer o desagrado), y esto es especialmente evidente en el uso de metaforas.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *